viernes, diciembre 11, 2009

Oscuro antes de que amanezca

Vivir juntos, dormir uno pegado al otro. Mi vida ha cambiado, último.

Mi viaje al París Dakar, las noches del Quito Ushuaia, las posibilidades nulas de un proyecto doctoral, y mi mudanza al sur del país, la cola de Holanda.

Vivo en territorio del antiguo Flandes, cerca a un bosque que es un parque nacional, así le llaman. Vivo en una casa encima de una panadería, en las mañanas huele a pan fresco y en las noches a lluvia. Y esos olores habitan la casa.

El invierno todavía no llega con todo su frío. Las noticias dicen que este clima no es normal mientras en Copenhagen discuten, los países poderosos, cuánto dinero deben invertir en combatir el cambio climático. ¿Invertir dinero?

Pienso en el África, en esas imágenes de mi viaje por Mauritania y Senegal. Países con problemas económicos, políticos, sociales; países sin un futuro cierto, con un presente caótico y un pasado una mezcla de eventos. ¿Qué les espera hoy mientras los países poderosos piensan en el cambio climático? ¿Mientras veo a mi vecina renegando porque su televisor se quemó, quiere comprar otro en la tienda de enfrente, bota el viejo a la basura e invierte unos mil euros en uno con pantalla LCD?

Aquí estoy en mi nueva azotea-buhardilla. ¿No fue este mi sueño alguna vez? Acabo de darme cuenta mientras escribo de que esta es la casa con la que alguna vez soñé. Mi azotea-buhardilla que me trae a la memoria aquellos tiempos en los que escribía en mi escritorio de la avenida Cayma mirando una estatua de Simón Bolívar en el Parque Caracas, y soñaba con vivir en París en una buhardilla.

Hoy despierto antes de que amanezca. La luz del día recién empieza a asomarse en el teclado de mi computadora y yo voy a empezar esta mañana fría n una canción holandesa que dice: "Empieza el día con un baile / empieza el día con una sonrisa ".
Publicar un comentario

PiErDo PAísEs

Borro fronteras - Viajo para conocer mi geografía