sábado, mayo 31, 2008

128 días

Último día de mayo, y hay varias cosas por contar. Los 128 días.

Han escuchado alguna vez hablar de la realización de los suenos? Bueno, puede sonar así a un tema trillado y repetido en todas las esferas de nuestra vida social, sin embargo creo que es algo que sí existe y está presente a lo largo de nuestras vidas, pues acaba de tocarme cerca muy cerca de nuevo, y confirmo aquella frase que dice : quien siembra cosecha.


Creo que a lo largo de mi existencia he sembrado muchas cosas. siempre he tenido gusto por la geografía, la literatura, el arte y las historias de aventura. cuando elegí Leiden como universidad yo sabía que algo iba a encontrar aquí y lo encontré: un profesor experto en lenguas andinos que me ha sabido ensneyar más del Perú que el mismo Perú. También encontré la literatura: teorías que yo jamás vi en mi vida: la narratología, la mise en abyme, pasiones que uno siembra y poco a poco van creciendo dentro de uno. Sin embargo, cuando todo el estudio de maestría terminó yo me pregunté qué hacía aquí , y empecé a recordar. Recordé que yo había venido con la intensión de viajar, así como dice mi blog: viajar, perder países. Entonces me di cuenta que académicamente la forma más bella de hacerlo era vía la lingüística. Le propuse a mi profesor ir en busca de una lengua perdida en el norte del Perú, allí sólo encontré gente que hablaba espanol, y después viajé al sur, por el Titicaca. No saben cómo me gusta viajar, llevar a la gente y ensenyarles la cultura del lugar: llevé a un aymarista a las sierras de moquegua, me asaltaron en La Paz y sigo feliz.


El asunto es que después de estos últimos viajes me pregunté y ahora qué: "tengo que conseguir un trabajo antes de empezar el doctorado que me dé dinero para poder sustentarme". Entonces me pregunté: qué tipo de trabajo puedo hacer yo en Holanda?? Empecé a postular a periodismo, pero obviamente nada interesante tocó mi puerta, pues todos esperan que seas nativo (más que fluido) en el holandés y yo lo soy en el espanyol. Luego busqué en el sector educación pero lo único que ofrecían era ser profesor de espanyol: la verdad, tengo que ser sincera, no me parece una carrera interesante ensenyar espanyol (prefiero el quechua), pues ya hay miles de personas que lo hacen por todo el mundo, es lo primero que un latinoamericano hace al llegar a paises como holanda, ofrecerse como profesor de espanyol. En fin. Luego, empecé a explorar las organizaciones de cooperación para el desarrollo, pero tampoco me convencía, pues las personas con las que ya había trabajado eran pura palabrería y proyectos inconclusos y mal enfocados. No me sentía a gusto la verdad... hasta que un día escribí la palabra ANDES en el google holandés y apareció lo que debía de aparecer: viajes.
Yo he viajado desde que estaba en el vientre de mi mamá. Incluso mis antepasados peruanos ya habían sido gente de viajes. De pequenya adoraba Marco Polo y era fan de Mac Gyver. Lo que más me gustaba era dibujar mapas e inventar historias de caminos. Justo por esos días había leído un libro que me hizo pensar en mis arquetipos: cuáles eran? Yo tenía cerámicas peruanas guardadas en una caja y con ella reconstruí todo un poblado andino en mi cuarto, también saqué mis mapas y los pegué en mi pared, y volví a leer el libro "el arte de viajar".


Después de unos días volví a buscar en el google y vi que una organización holandesa necesitaba gente para un viaje por Perú. Yo postulé animada a ese trabajo sin conocer realmente la dimensión del asunto. Y esperé unos días a que me den la respuesta. Esperé durante una semana con los crespos hechos: hasta que recibí un mail en el que me decían que me querían entrevistar. Una entrevista de 3 horas, nada más ni nada menos.

Y ahora lo tengo que decir...


Me voy de viaje, y pronto. Alguna vez sonyé con caminar el perú de norte a sur, pero ya no... ya no es posible. Es más grande. Ahora suenyo con caminar todo el hemisferio sur. 11mil kilómetros en 128 días, en bicicleta. Desde Quito (Ecuador) hasta Ushuaia (Argentina).

El suenyo es más grande de lo que alguna vez sonyé. Es real. Estoy pisando tierra. Seré la traductora y la guía, la guía de un Trail por Los Andes. Harta chamba, es cierto, pero soy feliz. Es un suenyo dentro de otro suenyo: una mise en abyme: una historia de espejos.

"Quien siembra cosecha"... y no siempre una plantita, a veces un árbol de metros de altura. Así es como yo también conocí hace unos anyos a mi escritor. Así es como empieza a tener lógica LA Lógica en mi vida. De la literatura al quechua hay sólo un paso: borrar la frontera, pronto perderé mis países, una vez más.

"El mundo es un libro y quienes no viajan sólo leen una página".
(San Agustín)
Publicar un comentario

PiErDo PAísEs

Borro fronteras - Viajo para conocer mi geografía