martes, abril 03, 2007

el ritmo

Hay quienes viven muy rápido su vida. Queman etapas. Tienen hijos muy temprano o se casan de muy jóvenes... luego se divorcian y siguen buscando re-adaptarse a lo que antes habían construido, volver a casarse, tener hijos, una casa en el campo o en la ciudad, ser gerentes de banco.
Pero...
Hay quienes viven su vida a otro RITMO. No quieren quemar etapas ni tener hijos muy temprano, tampoco piensan en casarse jóvenes o formar rápido parte de una empresa. Hay quienes buscan tomarlo todo con calma, vivir contemplando la vida, hallando en cada persona o situacion su profundidad, vivir la libertad de viajar, construir, cambiar y destruir. Tomarlo con calma.
Cuando dos personas de estas dos naturalezas se juntan pueden suceder dos cosas: o una se adapta al ritmo del otro o simplemente surge una explosión.
Una amiga mía se quiso adaptar al ritmo acelerado de su novio con quien casi se casó. Terminó absorvida, sin vida, totalmente des-ubicada. Trató de tranquilizarlo, de adaptarlo a su ritmo, tampoco resultó.
No es suficiente tener un recuerdo del pasado y creer que existe un clic porque se es de la misma tierra y se estuvo alguna vez en el mismo espacio y tiempo juntos.
Cada uno tiene que hallar su ritmo y complemento. Tiene que haber un clic también en lo mental y en lo espiritual. Es como comparar las frecuencias de una radio. Unos estamos en FM estereo, otros en AM. Unos en 105.5 y otros en 88.3.
Publicar un comentario

PiErDo PAísEs

Borro fronteras - Viajo para conocer mi geografía