domingo, marzo 02, 2008

jet-lag



Recuerdo todavía cuando despertaba a des-hora. Fue siempre en mi natal Arequipa, allí donde el sol aparece a las cinco de la mañana con todo su esplendor y el olor a alfalfa flota a través de la ciudad.
Hoy desperté con aquella sensación, a des-hora, pero en un tiempo y un lugar diferentes. Eran las cinco de la mañana, la oscuridad penetraba mi ventana. Pensé: “serán las dos o las tres de la mañana”. Me equivoqué. Ya era de madrugada. El olor a alfalfa, la luz del sol, el valle arequipeño estaba deformado en el tiempo de mi memoria, y me devolvió a la niñez.
Las ocho de la mañana y aún sigue a oscuras. Leiden, Holanda. País sobrepoblado, ¿qué destino me deparará ahora? Felizmente no llueve, eso me trae al recuerdo aquellas madrugadas que escuchaba los pájaros cantar al amanecer.
Publicar un comentario

PiErDo PAísEs

Borro fronteras - Viajo para conocer mi geografía