martes, mayo 23, 2006

the window


el snob job al que me he metido me aceptó. acabo de salir del resultado del examen de nueve horas sin ir al baño y me aprobaron con muy buena calificación. siempre hay alguno que gana en la competencia, en este caso un gordito chanconcito que es mi ejemplo de persona por ser tan disciplinado y sabedor (ya escribo tonterias) que llegó conmigo a entregar el examen y a recibir la nota en el mismo espacio y tiempo, ambos satisfechos del snob job... esta noticia me ha subido el ánimo porque el último fin de semana la pasé fatal. el sábado estudié hasta las dos de la mañana del domingo y pues cuando me acosté, una hora después, escuché que unos tipos gritaban y bebían frente a mi ventana de la groenesteeg... sin hacerle caso al barullo, pues pasan muchos borrachos a esa hora por la calle, seguí durmiendo placidamente hasta que escuché un súper golpe, una super patada en mi ventana. yo me dije qué paso aquí. vi varias sombras en la calle que hablaban borrachas y en holandés... y escuché otra patada! y cuando la escuché mi corazón saltó hasta el piso de mi cuarto (pues duermo en camarote) y grité como el grito de ese pintor escandinavo: socorro !! y los borrachos asustados se fueron corriendo a dios sabe dónde mientras yo veía la ventana de mi cuarto con un enorme hoyo vacío de ventilación, alli en la groenesteeg, con aquellas partículas que cayeron en mi sala invadiendo todas las partes, aquella patada de borracho creó una ventilación cavernaria en mi cuarto; ver la oscuridad y la calle a las tres de la madrugada fue lo más terrorífico de la velada. por supuesto, no dormí. llamé a la policía, me dijeron llegamos en seguida, y pues, de cuatro de la madrugada hasta las siete de la mañana yo en vela mirando el hoyo de mi ventana. la policia no llegó y en medio de todas esas horas de espera pasó un hombre borracho, una pareja distraída y un tipo extraño que me dijo: soy reparador de ventanas!! y yo le respondí y qué. luego vino mi vecina de cuarto, me acompañó hasta que llegara la policía pero la policia nunca llegó porque yo se lo pedí. le dije que si iba a demorar tanto por favor envíenme a algún reparador de ventana, lo que sea para tapar ese tremendo hoyo! y el tipo llegó media hora después, cuando ya amanecía, a repararme la ventana con una ventana de repuesto que pegó en un segundo con látex de la mejor goma. dormi de 7 de la manyana a 12 del mediodia pensando en los borrachosos de miércoles que destruyeron mi ventana y que entraron a mi interioridad como un sacudón de terremoto. después tuve la dichosa espera de domingo a dia lunes para que me coloquen una verdadera ventana (y no de repuesto) y el lunes llego el mismo tipo, el que me dijo que era ventanero mientras yo vigilaba mi ventana a las 4 am de la manyana, a repararla. no sabia que era verdaderamente un ventanero. me dijo: esa noche repare otras dos ventanas en esta calle por eso le pregunte si su ventana quería reparo pero usted se asustó. qué profesión la holandesa. quién no se iba a asustar. con esa ventana pude haber muerto no sólo del susto, también de alguna violación o robo. por eso no le abrí la puerta a ese ventanero la noche del acontecimiento, pero me reparó el vidrio dos días después.
Publicar un comentario

PiErDo PAísEs

Borro fronteras - Viajo para conocer mi geografía