viernes, noviembre 18, 2005

B.


Todavía lo recuerdo escuchando jazz con los audífonos puestos en la sala de pelusas naranjas de la 404 avenida Cayma. aun lo rememoro bailando un cha-cha-chá con sus hermanas y su esposa, con las amigas del barrio y con las señoras que apenas conocía y con Paloma San Basilio. El es Bernardo y hoy tendría sesentaiocho años, seguro que con más canas en la cabeza y unas cuantas arrugas disimulando su vejez, seguro saltando al dar volteretas y tranquilo al escuchar la música clásica, enseñando a quien le rodeara aquellos significados de la vida, aquellas vueltas que da el globo y voltean la historia.
no quiero contar ni lo triste ni lo melancólico. sólo cumpliría sesentaiocho años hoy dieciséis de noviembre. y lo sigo recordando porque es mi padre, mi amigo y la persona que más falta me hace, es la explicación a mis mareas contínuas y a mis erupciones volcánicas. es la razón por la que estoy aquí estudiando más a fondo la tierra que lo vio crecer a él y me hace crecer a mí. y por la que soy yo un tanto contra-corriente, disconforme con lo que los otros no logran aceptar. busco la verdad sin imponerla. busco mi evolución libre de imposiciones. soy libre. soy feliz. aunque a veces me venga la mala-rabia.
Publicar un comentario

PiErDo PAísEs

Borro fronteras - Viajo para conocer mi geografía